La parroquia

La parroquia Divino Maestro pertenece a la Diócesis de San Bernardo. Actualmente está encomendada a los sacerdotes misioneros de la Fraternidad

San Carlos Borromeo.

Está constituida por la Sede parroquial, el Santuario de Nuestra Señora de la Victoria y cuatro capillas:

Cristo Rey, Maria de los Ángeles, Nuestra Señora de Lourdes y Divina Providencia. 

Parroquia Divino Maestro, Santuario Nuestra Señora de la Victoria
Divino Maestro, Sede parroquial
Parroquia Divino Maestro, Capilla Cristo Rey
Parroquia Divino Maestro, Capilla María de los Ángeles
Parroquia Divino Maestro, Capilla Nuestra Señora de Lourdes
Parroquia Divino Maestro, Capilla Divina Providencia
1/2

Los sacerdotes

 
Divino Maestro_p. Alessio Cottafava.jpg

padre ALESSIO COTTAFAVA

párroco

Nacido en Correggio, una ciudad ubicada en el centro de Italia, el 7 de abril de 1981. Después de graduarse en la carrera de Literatura Moderna entra en el seminario de la Fraternidad Sacerdotal de los Misioneros de San Carlos Borromeo. En 2012 llega a Chile donde estudia teología en la Universidad Católica. Ordenado sacerdote el 25 de junio de 2016 en Roma, desde 2019 es párroco de la parroquia Divino Maestro.

Divino Maestro_p. Tommaso De Carlini.jpg

padre TOMMASO DE CARLINI

vicario parroquial

Nacido el 18 mayo 1984 en Macherio, un pequeño pueblo del Norte de Italia. Llega a Chile en septiembre de 2009 como seminarista para incorporarse a la Casa de Formación de nuestra congregación. Estudia teología en la Universidad Católica de Chile para ser ordenado sacerdote de la Fraternidad San Carlos Borromeo el 25 junio 2016. A partir del agosto 2016 empieza la labor de sacerdote en la Parroquia Divino Maestro donde es actualmente vicario.

La Fraternidad

Divino Maestro_Fraternidad San Carlos.pn

La Fraternidad Sacerdotal de los Misioneros de San Carlos Borromeo
nace como Asociación de Fieles el 14 de septiembre de 1985. Surge de una intuición de monseñor Massimo Camisasca, quien fue superior general de esta comunidad hasta 2012, para responder al encargo que, en septiembre de 1984, san Juan Pablo II le había hecho al Movimiento de Comunión y Liberación: “Vayan por todo el mundo a llevar la verdad, la belleza y la paz que se encuentran en Cristo Redentor.”

Sigue conociendo nuestra historia